¿Qué juguetes acuáticos son seguros para mi hijo?

Ninguno de los elementos que ayudan a la flotabilidad es un elemento de seguridad, por lo que no protegen frente al ahogamiento. Te damos algunas recomendaciones sobre los juguetes acuáticos.

Nuestro objetivo desde Glu SOS es informar y advertir sobre la peligrosidad, en materia de seguridad, de algunos juguetes acuáticos utilizados sin vigilancia de un adulto.

NO SON JUGUETES ACUÁTICOS, ES MATERIAL DE FLOTACIÓN:

Material acuático destinado a utilizarse para aprender y ayudar a nadar, como rulos de natación (churros). Estos elementos están pensados para ayudar al niño en la flotación, pero siempre en un entorno vigilado.

 

SON JUGUETES ACUÁTICOS: 

Flotadores de aro, manguitos y todos aquellos artículos que declare el fabricante en el etiquetado del producto.  

 

Los juguetes acuáticos hinchables, manguitos, están destinados a ser usados en aguas poco profundas y capaces de soportar el peso de un niño en el agua.

Estos juguetes acuáticos deben ser utilizados sólo en piscinas donde el niño pueda permanecer de pie y bajo la vigilancia de un adulto.

Se debe tener en cuenta que juguetes acuáticos ofrecen una falsa seguridad a los padres o adultos responsables. Una mala utilización de estos materiales de flotación pueden llevar a situaciones de riesgo.

“Los manguitos” pueden quedar grandes, pincharse, deshincharse, escurrirse… quedando el niño completamente desprotegido en el agua.

La mejor opción sería el chaleco, homologado, de su talla y adecuado al peso del niño, aunque no nos exime de su vigilancia constante.

 

NO SON JUGUETES ACUÁTICOS, SON ARTÍCULOS DE RECREO FLOTANTES:

Cisnes, unicornios, colchonetas, manguitos…

Los hinchables generan una falsa sensación de seguridad en los padres y dejamos flotando al niño en la piscina con la tranquilidad de que llevan un elemento seguro de flotación. Los niños se sienten seguros porque los padres les transmiten esa falsa seguridad. Llegan hasta la parte más profunda de la piscina donde no hacen pie y se lanzan sin ser conscientes del peligro.  

 

En cuanto a los grandes hinchables suelen estar prohibidos en las piscinas porque el socorrista debe visualizar el fondo de la piscina. Estos artículos impiden ver si algún bañista permanece debajo sin encontrar salida.

La piscina es sinónimo de diversión y para que disfrutemos de un buen verano no debemos olvidar en ningún momento la supervisión adulta permanente. El control paterno permanente es fundamental si queremos que no acabe en un susto.

Leave a Reply